domingo, 4 de marzo de 2012

ORTEGO (1833-1881) - Dibujante e ilustrador español - PLUMILLA - LÁPIZ

     Ya hemos hablado anteriormente en el blog de algunos de los extraordinarios dibujantes y grabadores españoles en el siglo XIX y principios del XX. Principalmente nos hemos basado en revistas ilustradas de la época y en la ilustración de libros, lugares donde sus trabajos se difundieron.
 
  En esta entrada del blog vamos a contemplar algunos de los miles de dibujos que Francisco Ortego y Vereda fue publicando en algunas de las revistas del momento, como Gil Blas o Museo Universal, en el Almanaque Quita-Pesares, "El fisgón", "Los sucesos", "El pájaro rojo" o como ilustrador de obras de Pedro Antonio de Alarcón, ("Diario de un testigo de la guerra de África" o "De Madrid a Nápoles").
   Francisco Ortego, como su coétaneo Mesonero Romanos, se encuadran dentro del costumbrismo, dejándonos escenas literarias o gráficas de lo cotidiano, de lo que se podía ver en calles, mercados, bailes y reuniones sociales. De tipos pecualiares de la sociedad de la época, así como de la situación social y política que vivieron. 
    De entrada, debemos decir que Ortego ilustró, principalmente en la revista "Gil Blas", estas escenas y situaciones desde un punto de vista satírico, con un humor sarcástico y de crítica acerca de la sociedad española del momento, especialmente de Madrid, donde se publicaba la revista.
    Casi todas las ilustraciones que se muestran pueden encontrarse en los números de "Gil Blas" de la década de 1860, convulsa época, cuendo muere O'Donnell, Prim es asesinado y se vive una angustiosa situación económica, por otra parte no excepcional en España, que llevó a la "Gloriosa" o "Septembrina", revolución que destronó a Isabel II. Igual que 50 años antes, cuando el general Riego se elevantó contra Fernando VII, también fue en Cádiz donde las fuerzas navales se amotinaron contra el gobierno de la reina.
   Gil Blas es una revista antimonárquica, anticlerical, satírica e irrespetuosa que critica y se mofa de los dirigentes, de la monarquía y del clero, llevando a sus páginas artículos y rimas que sacan burla de ellos y de la situación. Para ilustrar todo ello, Ortego dibuja la realidad urbana de un país que, a duras penas, inicia su industrialización, con calles llenas de pobres, de funcionarios cesantes, señoritos,  frailes exclaustrados y otros personajes que el dibujante caricaturiza para hacer de ellos tipos repetidos luego por otros: vendedores ambulantes, gentes en los mercados sin dineros para comprar, músicos callejeros, ciegos, saltimbanquis, pícaros y personas de las clases medias y altas de las que se rie sin piedad.

 De la Exposición Universal de París de 1867 también hace sangre, ilustrando con sus caricaturas las aportaciones de la tecnología nacional, como un toro disecado o la horchata valenciana, así como el aspecto y proceder de los ciudadanos franceses.

   Aunque maneja la pluma con solvencia, con trazos ágiles y no excesivamente trabajados, es a lápiz como a mi entender muestra de forma más suelta y espontánea su arte. No hay que olvidar que recibió una formación académica en la Escuela Superior de Pintura, de la Academia de Bellas Artes de San Fernando. También realizó algún óleo de mérito, llegando a conseguir una mención honorífica especial en la Academia Nacional de Bellas Artes en el año 1864, con un cuadro de tema histórico. Aunque sus dibujos sean caricaturescos, muestra un dominio de la figura, el movimiento, la escena y la descripción asombrosos. 



    Algunas de las ilustraciones anteriores salen de la obra "Album Ortego", ya citado. Esta recopilación fue impresa y puesta a la venta por Gaspar editores en 1881 para contribuir en la colecta organizada en Francia donde, en la más absoluta ruina, había muerto de tuberculosis, para recaudar fondos que permitieran ayudar a la familia del dibujante y pagar su entierro.
Del Almanaque el Quita-pesares:
   De la obra de Pedro Antonio de Alarcón, "Diario de un testigo de la guerra de África", mencionada anteriormente, se incluye el siguiente ejemplo. El libro puede verse completo en Google books.
   En la Biblioteca Digital de la Comunidad de Madrid, podemos encontrar el "Album Ortego" y el "Almanaque el Quita-pesares", con imágenes de muy buena calidad de escaneo.
   En la Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional de España, podemos acceder a los números de la revista Gil Blas citados, desde 1864 hasta 1882, de los que aquí se ha mostrado una ínfima parte. También allí podemos ver y descargar los números de "El Museo Universal", de 1859 a 1869.

6 comentarios:

  1. Llevo mas de media hora enganchado a tu blog y desde luego todo lo que cuelgas es una maravilla. Además lo que es una maravilla es el trabajo que te tomas para mostrarnos tantísimos dibujos y acuarelas. Felicidades por el blog.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Pedro, por tu comentario y tu atención. Me alegra mucho que te interese lo que se muestra en mi blog. Estos dibujantes también eran urban sketchers, ¿no te parece? Me gusta Ortego especialmente por la soltura con que dibuja, sobre todo a lápiz, apartándose de los grabados, muchas veces relamidos, excesivamente pulcros y acabados, que eran frecuentes. En estas revistas hay maravillas de dibujantes como Ortego y otros como Viergé, Casanova, Rico, de los que ya he traído al blog.
    Seguiremos con ello, mientras haya quien, como tú, aprecie y valore este trabajo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pepe, gracias de nuevo.
    Si duda esperamos ansiosamente cada nueva publicación en tu blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Ricardo. Tengo muchas cosas pendienes de publicar, también muy interesantes. Yo también espero que pongas en tu blog alguna otra maravilla como la plumilla de la Alhambra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Nuevamente me encantan las ilustraciones que nos presentas,como ya he comentado alguan vez hace tiempo que sigo tu blog y me gustan bastante todas las entradas y la visito constantemente esperando las nuevas publicaciones
    Enhorabuena por el blog

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por tu amable comentario. Seguiremos en ello. Un abrazo.

    ResponderEliminar