Nido, amigos y Música

 

Basándose en el vídeo de una actuación en Alcázar de San Juan, mi amigo César Viteri, de Pamplona, ha hecho este retrato con plumilla y acuarela, que ha tenido la gentileza de regalarme. Me gusta mucho cómo ha quedado, captando perfectamente la situación, la guitarra, la postura de las manos, con un color armonioso y un enorme parecido con mi persona. Muchas gracias, César. Aquí, en lugar principal estará este magnífico retrato.

    Este escrito acompañó el enlace del vídeo de la actuación cuando se envió a mis amigos, entre ellos mis compañeros de colegio, a los que aproveché para recordar lo efímera que es la vida, sobre todo en vacaciones, y la inminencia del regreso al cenobio:

    Reconfortados los cuerpos con las frescos y espumeantes brebajes traídos de lejanos cenobios, después de, arremangados los hábitos, remojar las ancas en las procelosas aguas del Mare Nostrum, el tiempo del sosiego y del reposo se nos termina, hermanos. 
   Gruesas y amargas lágrimas caen sobre la vitela en que os escribo. Los catecúmenos de la escuela catedralicia aviesos nos acechan, contando las horas que faltan para dejar de martirizar a sus progenitores y aplicar sus tormentos a nuestras personas. ¡Que Dios nos proteja! 
   Nos encontraremos a llorar juntos, llamados por el abad Zacarías a capítulo en el cenobio, en un día ya cercano.
    Para consuelo y solaz de vuestras atormentadas almas, envíoos razón de donde, con diabólicas artes, podéis ver a este fraile bajo la Torre del Gran Prior de Alcázar de San Juan, cantando salmos extraños, pero piadosos.

    Precedido va todo ello de la breve epístola que se dirigió a mi congregación para poner en su conocimiento dónde escuchar tan edificante evento:

Queridos hermanos.

   Quiso Nuestro Señor que fuera esta escolanía convocada a un bolo en la noble villa de Alcázar de San Juan. Ausentes algunos hermanos por diferentes causas, motivos y razones, hubo que recurrir a cercanos cenobios para suplir las voces ausentes y poder ejecutar nuestros salmos con un mínimo de aseo y decoro. No sin dudas y temores acudimos a la Plaza de Santa María, bajo el Torreón del Gran Prior, donde antes de los cánticos pudimos pedir protección a los cielos en la iglesia de Santa María la Mayor. Con tales avales, airosa salió la congregación de tamaño aprieto, disipados los iniciales canguelos una vez iniciado el primer salmo.
    Hay que reconocer que la ausencia de ejercicio y ensayo de las salmodias y antífonas interpretadas fue suplida por la pericia de los novicios que suplieron a los titulares ausentes. Son estos novicios gentes de buena mata y con experiencia con otros coros y escolanías. Gracias sean dadas al hermano David, al hermano Vania y a la novicia Merche, que del apuro nos sacaron.    Remitoos un enlace a youtube, donde podéis ver como muestra de un salmo, ensayado previamente mientras, ya en la tarima, se afilaba y pulía la industria que amplificaría nuestras voces. Siendo la primera y única vez que nuestra congregación ejecutaba tal salmo, raro es que la televisión local lo eligiera como muestra. El Señor les habrá iluminado para que así lo hicieran.    Que disfrutéis con él (sobre todo si ponéis los graves a tope y una potencia aceptable).
 Kunta en Alcázar 
 
      
 

    La música, además de buenos momentos, me ha regalado un maravilloso grupo de amigos, digno de ser declarado de interés turístico y cultural. Nuestra amistad, en algunos casos, se prolonga desde hace cuarenta años y como todo, incluso la amistad, necesita un espacio además de un tiempo, hemos tomado como casa propia la de nuestro amigo Germán, Gerente Magnífico del Nido de Arte, en Albacete, donde vivimos —y me refiero a la ciudad—.
    Este singular establecimiento, creo que el segundo club de jazz más antiguo de España, decorado con cuadros, fotos, ahumados carteles e instrumentos musicales en perfecto estado para ser usados por clientes y amigos, nos ha venido ofreciendo durante muchos años, además de cálido lugar de reunión, conciertos en vivo de grupos de jazz y otras músicas. Sede de la Asociación de Amigos del Jazz de Albacete, ha logrado con su colaboración mantener de forma ininterrumpida una más que digna programación en los últimos años, llenando un hueco que otras instituciones no han sabido o querido atender adecuadamente.
    Las molestias causadas a algún vecino por tan peregrinos cánticos, han llevado al cese de toda actividad musical en directo en el club, por lo que gerente y Asociación han trasladado a un auditorio la celebración de los conciertos de jazz que siguen programando.
    Por no romper una antigua y sana costumbre, los amigos nos seguimos reuniendo en el Nido los jueves por la noche a hacer música, conversar y reirnos. Por demás está decir que, de paso, nos tomamos alguna copa, cosa que también puede tener su toque artístico.
    Imposible resultaría levantar acta literaria que refleje ni de lejos cuanto allí se dice, la música que se interpreta o el buen humor con que todo ello se adoba, pero no podemos privar al resto de la humanidad de la posibilidad de compartir, de alguna forma, esos buenos ratos robados al sueño.
    Siempre se suele recurrir a poetas que apuntalen las propias valoraciones pero, como ni Garcilaso ni Quevedo dejaron nada dicho sobre el Nido de Arte, recurro a Gato Pérez para ilustrar nuestra relación con este lugar único:
Escucha la canción:
     Remito a un video de youtube con el tema de Gato Pérez "Ebrios de soledad" en versión de Moncho:
"Ese bar fue nuestra vida
y por eso está presente
en las iras y alegrías que nos mueven a vivir,
aunque ahora es diferente y ya nada es como antes
su recuerdo permanece y se merece una ovación.
Ebrios de soledad
los amigos de siempre
se alejan y se pierden
para volverse a encontrar,
en el mismo lugar
en sublime armonía
compartiendo emociones
en posición vertical.
Hay un genio incomprendido,
un creador de lo sublime
y un artista del futuro que aún está por descubrir,
el empírico poeta, traductor de obras completas,
que pega un salto a la Olivetti y se convierte en ganador.
Y también van los cantantes,
con los músicos geniales
a explicarse las canciones y exhibir su vanidad,
mientras otros sin fortuna venden risa y luz de luna
a un roquero rey del rollo rey del rollo de imitar.
El amigo derrotado
por la lucha cotidiana
va y se borra del programa pues tiene que madrugar
mientras otros más dichosos, habladores e incansables,
buscan otro grifo abierto donde poderse enganchar.
Se inaugura un nuevo día,
en el bar junto al mercado,
entre frutas y pescado que perfuman la humedad
donde gente alborotada en un mosaico de miseria
entierra su borrachera con algo sólido y champán.
Ebrios de soledad
los amigos de siempre
se alejan y se pierden
para volverse a encontrar,
en el mismo lugar
en sublime armonía
compartiendo emociones
en posición vertical."
  Aqui va un enlace donde pueden verse los monjes de tan piadosa congregación:
http://elcombonido.blogspot.com/ Sobre estos frailes puede hacer averiguaciones en la narración sobre San Odón de la Muela, convento imaginario de la Sierra del Segura.    
Página del convento -o-o-O-o-o-
    Añadiremos algunas imágenes que levanten acta fotográfica de alguna de nuestras reuniones de los jueves. Éstas son de la pasada noche del 7 al 8 de abril de 2011. Faltan en ellas las personas con más conocimiento y razón del grupo, aunque a veces sepan disimular esta condición de forma perfecta, pues ya se habían retirado a sus aposentos cuando las fotos se hicieron. Son todos los que están pero no están todos los que son.
Contamos en esta ocasión con la presencia de Ana, última incorporación a nuestro grupo Kunta Quintet, que pasa ahora a ser un quinteto de seis. Aprovechamos la ocasión para hacerle unas fotos y para que se cantara unas bossa-novas. Poned in mente Corcovado de fondo musical, pues.
Entre otros lujos del Nido, siendo el primero las personas que allí se encuentran, empezando por su jubilado Gerente magnífico y familia, tenemos escenario, iluminación, mesa de mezclas con buen sonido, guitarras, charangos, quatro, contrabajo y demás. De la bodega se hablará en otro apartado.
Ana Gadner, o Ana Konda, según los días
Con un trozo de esas fotos, se completa la formación del grupo:

    Ya hemos comentado que la razón de ser de estas reuniones es hacer música. Iremos añadiendo algunas de las cosas que allí hemos hecho o visto hacer. En este reproductor, que Dios y ayuda me ha costado convencer de que se quede ahí quieto, y sobre todo de que funcione, podéis escuchar estos temas y otros que apareceán próximamente.
    Sea la primera de ellas una versión del "Bolero de Mastropiero" que el grupo que Segis, Paco, Juanjo y yo, OCTAVIO CUARTETO, cantó uno de los gloriosos viernes de "Otras Músicas" en el Nido de Arte. Está grabado directamente desde la mesa de mezclas, es decir, ésto es exactamente lo que en la sala se escuchó. Debe hacer unos diez años.
    Un tema de Cole Porter, Night & day, del que se ofrece un fragmento, se grabó hace un par de años, mientras actuábamos en el Parque de Aberlardo Sánchez, en Albacete. Como hay tres clases de personas, las que saben contar y las que no, ese día, ausente Gustavo, nuestro batería, éramos un quinteto de cuatro. Sven canta y toca la armónica. Paco, guitarra Yamaha, Segis, bajo Warwick, Pepe (es decir, yo), guitarra Gibson Les Paul.
    Por la misma éspoca. Una versión de Georgia on my mind. Canta Sven. Misma instrumentación. En lugar de Gibson LesPaul, una Grescht. Le sigue What a wonderful world. Me gusta mucho cómo salió en esta ocasión, especialmente la voz y la armónica. Besitos, Sven. No obstante, en unas frases del intro de armónica, parece anunciarse el afilador por los logradísimos trinos de tan excelso intérprete.
    No me he podido resistir a incluir un tema que Germán, el Gerente Magnífico, tuvo a bien interpretar con Octavio Cuarteto un día que tocamos en el Nido: "Quisiera llorar". Con la modestia que le adorna, para no humillar, decidió alejarse varios metros del micro, oyéndose por ello su voz, armoniosa y bien timbrada, pero lejana.    Me he ido animando y he puesto aquí algunas otras cosas que hemos cantado en los últimos años. Añoralgias de Les Luthiers, José Ramón, Paco, Segis y yo, I tre cumpari, que canta el artista italiano, del mismo Nápoles,  Luis Arteaga, hermano no obstante de Paco, español él. Carlos Vázquez, cantanto en inhumano tono Everybody is talking about me. Las guitarras, en Mi se tocan muy bien. Ya nos perdonará. Entre ellas va I'm a looser, uno de los muchos temas de los Beatles que cantábamos Octavio Cuarteto.       Menos el tema de Octavio Cuarteto, todo eso —y mucho más— son cosas que fuimos tocando hace dos veranos cuando, prudentemente cerrado el Nido por vacaciones, trasladó la peña su sede nada menos que al Parque. Sentados entre los demás clientes de la terraza-bar-restaurante, en dos o tres mesas, con un par de pequeños amplificadores, guitarras, banjo, cervezas, cuatro (instrumento de cuerda, cervezas había más, creo recordar), bajo, maracas y una esclerosis facial bastante notable, pasábamos unas noches memorables.     Acabamos formando un grupo inestable, con desánimo de lucro, intitulado El Contubernio, y terminamos por subirnos al pequeño escenario que allí había a tocar temas que todos más o menos conocíamos, todo lo en serio que se podía, que no era mucho.      Ain't got nothing but the blues, de Robben Ford. En realidad es de Duke Ellington, pues un blues así no podía salir de otra cabeza. Kunta Quintet, grabado no recuerdo dónde, ni cuándo.     La bien pagá, la bien retribuida, la que cobra por encima del convenio, la que pasa de la crisis, en fin, ella. Interpretada por el contubernio citado. La voz, enorme, de José Ramón Villena. Acompaña Kunta Quintet. La oportunísima segunda voz que se escucha al final, es desinteresada colaboración de su hermano Tony.    Cascade, de Chet Atkins. Una barbaridad. Varios millones de notas vertiginosamente tañidas por Don Francisco Arteaga —y Cerdán—, que toda ayuda es poca. Kunta Quintet.
 
Son las anteriores: tres antiguas grabaciones de Kunta Quintet. I can't give you anything but love, Cheek to cheek y Nivram.
A continuación, dos pruebas que hice grabando varias pistas.
La primera es una versión de La Bikina, con acústica Alhambra y Gibson Les Paul. En la Bikina, con Band-in-a-box se creó previamente una base con bajo, batería y Fender Rhodes, que es lo que más me costó. La otra es una versión más de Nivram, de Los Shadows. Varias pistas con acústica y eléctrica. El bajo es una de las pistas de la guitarra acústica.
Por último, de Kunta en Alcázar de San Juan, con Merche, David y Vania, Fly me to the moon, pista de audio extraída del vídeo que Mancha-Centro TV hizo de un concierto en Alcázar de San Juan y que puede ser visto en youtube:
De una de las noches del Nido, hace algunos añós también. Se trata de una versión de Miss Molly. Canta Luis Arteaga. Las destempladas voces que le arropan son del resto de los amigos. A pesar de ellas, seguimos siéndolo. El solo de guitarra es de Jesús Naranjo. No les he pedido permiso para ponerlos aquí, sobre todo por si se negaban. La amistad tiene estas servidumbres. Así os dáis una idea de por dónde discurre la cosa cuando llegan determinadas horas en ese antro de perdición. Al final podemos ver al Gerente Magnífico, Germán. Su reluciente vajilla nunca brilla lo suficiente para su exigente criterio.
video