martes, 12 de febrero de 2013

Materiales: Plumillas, palilleros y cálamos - Pens & Inks

   Últimamente casi todos los dibujos con tintas los hago con pluma estilográfica. Cargo varias con tintas de diferentes colores y con ellas y un pincel de agua en cualquier sitio puedes dibujar con comodidad. Pero resulta que me encanta utilizar las plumillas, que tengo muchas y que para muchas cosas son infinitamente mejores que una estilográfica o un rotulador. De forma que, estando en casa, he colocado encima de la mesa algunas plumillas y palilleros y me he puesto a disfrutar eligiendo, probando y viendo lo bonitas que son. Aunque tengo muchos palilleros sin estrenar, prefiero los que he comprado usados, normalmente en lotes, antiguos y cada uno con su historia, desconocida pero real, como las manchas de tinta que tenían cuando los compré.
Mallat, Gillott, Brandauer Orient Pen, Perry Shakespearian, Spencerian, Gillott Principality, Crow quill, Mallat, Acantus, Ivyson & Phinney
   Parte del placer de escribir, dibujar y pintar, al menos para mi, me lo proporcionan los materiales. Muchas veces es suficiente disfrute y ya no es necesario dibujar nada. Seguramente es una perversión, pero a mi edad no tengo ganas de psicoanalizarme. Me gusta y punto. Además no soy el único.
   Bueno, a lo que vamos. Casi siempre que se habla de plumillas de dibujo, a las que ya he dedicado varias entradas anteriores en mi blog, nos referimos a plumillas afiladas y finas, flexibles, también apropiadas para letra inglesa, por su capacidad para abrirse y variar el grosor de la línea. Cuando las utilizo para dibujar con varias tintas que se diluyen después, me plantean ciertos problemas. Siendo tan finas, marcan el papel con sus afiladas puntas de acero. Esto es lo que permite retener la tinta en el lugar deseado, pues hacen un surco que la tinta no rebasa. Pero para dibujar supone un problema dar lavados de tinta sobre una superficie arañada, que absorbe la tinta y resalta excesivamente las líneas del dibujo
Con ligeras diferencias, todas ellas permiten hacer una línea finísima que puede engrsar según la presión hasta límites inverosímiles. Unos ejemplos:
  Para muchos, la Gillott Principality es una de las mejores, si no la mejor de las plumillas para estos trabajos. En la siguiente fotografía se muestra una aproximación donde se puede ver, con la tinta todavía fresca, qué es capaz de hacer esta maravilla de pluma. Como decía, la tinta, china en este caso, se queda entre los surcos marcados por la plumilla en el papel. De otra forma, tal cantidad de tinta se extendería por las fibras. Dicho sea de paso que ni cualquier tinta ni cualquier papel permite hacer tal cosa. Lo que es cierto es que escribir o dibujar con una plumilla así es un verdadero placer. Y raro, pues es dificilísimo conseguir estas plumillas que tienen cerca de un siglo, algunas más y que son muy buscadas por los coleccionistas y los calígrafos. Lamento haberme desprendido de algunas de las que tenía, pero hay que comprar otras cosas.
   Sirva de consuelo saber que hay plumillas maravillosas que pueden encontrarse fácilmente. Miles de ellas: Blanzy, Baignol & Farjon, Soennecken, Perry, Carl Khun, Heintze & Blacnkertz, Spencerian, Esterbrook, Gillott, Brause... De algunas de ellas puede conseguirse cada caja de una gruesa por menos de lo que vale una Principality.
  Por todo lo anterior, entre las plumillas que tengo he ido seleccionando algunas que eviten estos problemas de las puntas finas. Son plumillas con punta redondeada, biselada, de las que se emplean en caligrafía itálica y similares o en rotulación. Como dejan más cantidad de tinta, suelen llevar un reservorio o estar diseñadas de forma que puedan almacenarla mejor. Dan buen resultado las plumillas del tipo Red Ink Pen, usadas sobre tela, o las de vidrio o porcelana, que no arañan el soporte:
Estas son unas de las que mejor resultado me han dado. La de cristal incluso permite dibujar sobre papel de arroz.

Iridinoid, MacNiven & Cameron Hindoo Pen, Arabian pen Egyptian government, Brause, Perry Planished Ponted
Aunque diseñadas para caligrafía y rotulación en tamaños grandes, este tipo de plumillas puede ser útil para dibujo, pues se pueden conseguir con ellas trazos muy expresivos. Son los Parallel Pens de Pilot su versión más actual.
Soennecken 60 A, Brause Bandzug 5 mm, W. Mitchell's Witch pen, Gillott Lettering pen, W. M itvhell's Poster pen, Hunt Speedball
   Por último, los cálamos. Fabricados con caña, se pueden cortar a la medida y forma deseadas y son suaves y no rascan la superficie del papel. Aunque se venden ya cortados, es fácil hacerlos uno mismo, buscando cañas, si es posible de bambú, del tamaño adecuado. Para algunos trabajos que no requieran mucha tinta, dan buen resultado los chopsticks, palillos chinos, que son de bambú. El bambú, una vez seco es durísimo y permite tallar puntas y biseles finísimos. Los de la fotografía siguiente me los he fabricado yo con la ayuda de una navajita de Albacete, afilada con "a pedra das meigas".

13 comentarios:

  1. ouauh!!descubro tu blog y me doy cuenta que hay un mundo para descubrir con el uso de las plumas...no lo conocía y me encanta .CUANDO PIENSO QUE APRENDÍ A ESCRIBIR CON PLUMA Y TINTERO...tampoco soy tan mayor (49)pero me da pena que ya no se use,por eso le regale una a mi hija cuando empezó en el instituto, ahora que tiene 17 años sigue usando la estilográfica en clase y es la única ... hasta su profe de literatura le ha regalado una Parker que tenia abandonada por casa .
    Lo mío es más la acuarela, pero voy a poner en practica tu uso de la tinta en los paisajes para ver que tal me queda .Hasta pronto

    ResponderEliminar
  2. Hola Patricia. Muchas gracias por tu comentario y tu interés. Pues sí. Un mundo bastante desconocido hoy en día. Además, los que aprendimos a escribir con estas plumillas no disponíamos entonces de nada parecido a lo que se muestra aquí. Teníamos horribles plumillas de la peor calidad, normalmente de corona o pico de pato, pero de las malas. Ni siquiera las cervantinas eran de uso frecuente, al menos en mi escuela. Ahora he comprado alguna caja de aquellas plumillas sin marca y veo el mérito que tenía escribir con eso. Pobres criaturas.
    Si hubiéramos pillado una Gillott le habría cogido el personal más cariño al asunto. De todas formas, prácticamente toda mi vida he escrito con esilográfica. Todavía sigo con ellas.
    La acuarela es mi frustración. Me encanta, pero no avanzo mucho. COn las tintas controlo más. Pero en ello estamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola José. También soy de la generación de la pluma y el tintero y me gustaba la gótica y la redondilla. Continuo escribiendo con estilográfica y lamento haber perdido "la mía" que era
    de asta y utilicé muchos años. Colecciono tinteros y tengo algunas (pocas) plumillas y palilleros que compré, porque me gustaban y siempre quiero utilizarlas pero no me atrevo. Las tintas, son unas desconocidas para mi en cuanto a marcas y cualidades.
    Me gusta mucho ver tus obras y también leer tus artículos que son eruditos y didácticos.
    Soy muy curiosa, y tu me induces a meterme en este mundo que es apasionante.
    Las fotos que nos muestras son bellísimas y es una gozada mirar objeto a objeto.
    Por último, me ofrecería para lo del psicoanálisis pero creo que esta afición tuya es muy sana.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuy amable, Teresa. Muchas gracias por tu amabilidad y tus elogios a mi blog y a lo que en él aparece. Ente mis aficiones, ahora bastante abandonada, está la fotografía. Procuro hacer las fotos lo mejor que puedo, con una fuerte luz natural desde la izquierda y con una cámara Olimpus compacta con posibilidad de macro.
      Las marcas y tipos de tintas son tan abundantes que es imposible conocer una minima parte. Como con todo, lo recomendable sería, una vez probadas, ir centrándose en unas pocas. Lo mejor sería conocer bien los materiales que uno utiliza y así sacarles todas sus posibilidades. Lo fácil es decirlo, porque algunas veces es una tentación irresistible probar algo nuevo. muchas tintas no las volveré a comprar, pero algunas ya se han hecho imprescindibles: la azul de Pelikan y Parker, Lamy negra, verde musgo de Stipula, un marrón que aún me plantea dudas...
      Gracias también por tu diagnóstico.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. no me acuerdo de la marca de las plumillas que usaba en el cole ,estudie en Francia, pero todavía uso la estilográfica (que era de mi madre) que me acompaño durante todos mis estudios ,es una Waterman de plumilla pequeña .
    Después de leer tu articulo sobre las distintas plumillas me he acordado que tenia alguna por allí,la he encontrado y es de cristal ,puedo usarla para pintar ????
    Un saludo Patricia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Francia, la plumilla usada en las escuelas era normalmente la Sargent Mayor de Blanzy-Poure o de Baignol & Farjon. También de Cie. Française, pero simepre ese modelo, aunque había miles de tipos de plumillas francesas maravillosas hechas en Bopulogne-sur-Mer. Eran infinitamente mejores que las que se usaban en españa en las escuelas, y en general, mejores que cualquiera de las que aquí se hacían.
      Si tienes plumillas francesas, seguro que son muy buenas, pues todas lo eran. Además son muy abundantes, fáciles de encontrar, por lo que no son caras. Eso puede llevar a lagunos a pensar que son de mala calidad. El coleccionismo va por otros sitios, paga por lo escaso, no siempre por lo excelente. Yo tengo alguna caja de Veleda, marca de Baignol, o de Sargento Mayor y son unas plumillas extraordinarias.
      Las de cristal son muy suaves. Se usaban para escribir sobre tela, para marcarla, entre otras cosas. Almacenan bastante tinta y son muy suaves, aunque muchas de las que se encuentran están despuntadas, pues lógicamene son muy frágiles. Otro problema es encontrar palillero donde encajarlas. Puede servir una caña del tamaño justo, incluso el tubo de un bolígrafo, para no meternos en toras artesanías.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Cuanto aprendo con tu blog!. Mil gracias por compartir tantos datos ( me he comprado un cuaderno para ir anotando).
    Las plumas de cálamo me han dejado sin palabras.Me encantan las fotos, especialmente la primera con todas las plumillas y tintas. Ahora me tienes mirando si alguna de las plumillas que yo tengo son de las que recomiendas aunque me temo lo peor.
    Ya estoy deseando leer el siguiente post. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu aprecio hacia mi blog.
      Los cálamos son muy buenos para dibujar y escribir con letra de un ierto tamaño. En mi blog hay una entrada sobre Van Gogh mostrando todos los dibujos que hizo con cálamo. Le dan a los trazos una expresión propia. SObre todo cuando se va agotando la tinta, que va cambiando de color y se vuelve a reforzar al cargarlo de nuevo. Permite trazos suaves de distintos anchos y más barato no puede ser.
      La caligrafía árabe, hermosísima, los sigue utilizando como herramienta habitual.
      Sobre las plumillas no te preocupes. Hay tantos modelos... No tienen que ser las que yo muestro para ser buenas. Yo comento las que prefiero de entre las que he probado. Eso sí, he probado cientos y cientos distintas. Pero me quedarían miles por conocer.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  6. Yo también soy de la generación que aprendió a escribir con pluma y recuerdo cuando vi el primer bolígrafo que un compañero llevo al colegio. Los ejercicios de caligrafía siempre estaban llenos de borrones, no se si por la mala calidad de las plumillas o porque cuando nos aburríamos las clavábamos en los pupitres de madera. El regalo de la primera comunión solía ser una pluma estilográfica. Pero todo esto cambio rápidamente con el bolígrafo .
    Bueno lo importante, me encanta tu blog y me gustaría saber donde consigues las cañas de bambú o si las venden ya talladas en Madrid.
    Desde que leí a Van Gogh siempre he querido probarlas, aunque creo que él utilizó cañas normales

    ResponderEliminar
  7. Desde luego, hacíamos barbaridades con las plumillas pero, al menos, las que nosotros usábamos se lo merecían. Los borrones suelen producirse incluso con buenas plumillas si la tinta no es la adecuada, por demasiado fluida, o porque las cargamos demás.
    Me alegro de que te guste mi blog, y te agradezco que dediques un poco de tu tiempo a comentar en él. De verdad que valoro vuestros comentarios y aportaciones.
    Si ves las fotos de esta entrada, la mayuoría son de caña normal. Digo que si se encuentra bambú, conviene utilizarlo, porque seco es extremadamente duro y permite afilarlo más y no pierde la punta tan fácilmente. En algunos lugares de Alicante, incluso en Albacete, hay plantado bambú.
    Van Gogh utuilizaba las cañas que cortaba por allí, no bambú, aunque estaba muy influido e interesado en la pintura oriental y no dudo que buscara probar cualquier cosa.
    En Albacete, en alguna papelería y tiendas de bellas artes venden unos cálamos con diferentes puntas en cada extremo, maravillosamente tallados y que son de bambú. Al menos los que he visto. Son bastante baratos y tienen mejor pinta que los míos. En Madrid, no me cabe duda de que será fácil encontrarlos.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  8. estimado


    aunque no soy de la epoca de las plumillas es más en la universidad el profesor de dibujo nos pidio que dibujaramos con lapiceras "big" por lo practicas que son (estudie arquitectura) pero siempe me apaciono las tintas y el dibujo, pero no habia concocido tanata bariedad de plumillas y tinas .. en mi pais Chile no existen o no e podido encontrar varieda de plumillas es mas ya no venden ni tintas en frascos grandes si no una de muy mala calidad y aunque trate de fabricar la mia no me resulto jajajajja... saludos te felicito y si tienes de alguna forma de poder conseguir algunas de las plumillas que tu tienes o tintas abisame

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por toda esta información, yo soy de Argentina y aqui hace mucho tiempo se dejo de usar las plumillas, yo tengo 40 años y no las llegue a usar, llegue a tu blog buscando formas de hacer Lettering y lo que aqui llaman fileteado porteño (te dejo un enlace por si te interesa ver http://www.fileteado.com/fileteado_porteno.php ) uso pinceles para hacer algunos trabajos y estaba por comprarme la pluma caligrafica pilot, o Zig Kurecolor, para comenzar a experimentar en papel ya que para realizar algunos diseños suelo usar sl software Illustrator, pero siento que para llegar a algo más creativo, personal y profesional, hay que dibujarlo en papel, luego digitalizarlo y hacerle retoques correspondientes. Me quede sorprendido con la caña de bambu y me di cuenta que mal acostumbrado estamos todos en buscar soluciones en una tienda, siempre comprando... de echo tengo en mi jardin cañas, asi que manos a la obra y gracias de nuevo por la información que bueno que exista gento como tu.

    ResponderEliminar
  10. Buenas noches aunque si tengo mis años, no tuve la fortuna de aprender a escribir tan maravillosamente con pluma, pero ahora que hay tantos modos de aprender toca documentase para dar inicio a mi curiosidad por estas letra, muchas gracias me ha sido muy útil

    ResponderEliminar