sábado, 17 de diciembre de 2011

Plumillas de dibujo. Distintas plumillas para técnicas diferentes

 
GEORGES CLAIRIN 1890
 
   Ya hemos hablado repetidas veces de las plumillas de dibujo. Las que se consideran que lo son, que para ello se han diseñado, sabemos que son las más finas y flexibles. De pequeño tamaño y capaces de trazar finas líneas que se engrosan de forma increíble al ejercer más presión mientras se dibuja o escribe. Con una de ellas podemos hacer así cosas muy distintas, pues pueden producir una enorme gama de grosores de línea, con la gracia y sutileza de esas variaciones, lo que da vida y color al dibujo.
   Hay artistas que no necesitan más. Hacen un dibujo de líneas, sugiriendo con delicadeza algunas zonas de sombra, aunque la mayor parte del papel permanece en blanco. Hay que dibujar muy bien para hacer tal cosa. No es posible ni el error ni la corrección. No hay sombra que oculte inseguridades ni disfrace  con volumen un dibujo deficiente.
EDOUARD DE BEAUMONT - La Bouillie.



EDOUARD DE BEAUMONT - L'oracle

   Mediante trazos más o menos cortos cercanos, superpuestos o trenzados, conseguimos un tramado que da volumen al dibujo creando zonas de sombras, desde grises delicados, hasta llegar al negro total. Aunque se ilustran a continuación algunas de las posibles formas de hacer ésto, mejor analizar con detenimiento los ejemplos de distintos autores que en esta entrada aparecen, elegidos para observar distintas posibilidades. La sutileza de Rico, la complejidad de Fortuny, más trabajada, las largas y finas líneas de Whistler...
    Ejemplos de tramados. De "Pen Drawing. An illustrated Treatise de Charles D. Maginnis"En el enlace a Gutenberg Project, podemos descargarlo.
 Ya vimos en una entrada anterior, comentando un libro de Pennel sobre dibujantes y grabadores, que fue en el siglo XIX cuando este arte alcanzó su máxima expresión, altura no superada. Dibujantes franceses, españoles, italianos, americanos, entre otros, lo hicieron florecer para ilustrar las revistas que, por primera vez, generalizaron el acceso a imágenes para los lectores. Vimos que Fortuny, Viergé, Rico, Casanova en España y otros como Lalanne en Francia o Whistler, americano, en Londres, de quienes ya hemos hablado, crearon obras maestras con esta técnica pictórica:
Martín Rico
CASANOVA Y ESTORACH
Fortuny
Martín Rico
WHISTLER
    Para esta forma de dibujar, como hemos dicho, es suficiente con una única plumilla, fina y flexible. Con ella se hará un dibujo delicado y preciso, se conseguirán algunos grises por superposición o cercanía de líneas y, ocasionalmente, haremos algunas líneas más gruesas y matizadas en ciertos perfiles y detalles, símplemente presionando la plumilla mientras dibujamos. En el siguiente ejemplo de Maurice Lalanne, vemos cómo se puede conseguir una obra de arte con tan pocos medios:
Ejemplos de trazos con plumilla flexible del libro de SULLIVAN.
    Para hacer algo así, las plumillas mostradas serían muy adecuadas. Es decir plumillas de las llamadas "mapping", "litographic" o "drawing", tanto las clásicas Gillott, como los modelos similares de otros muchos fabricantes: Esterbrook, Hunt, Brandauer, Brause, Hinks Wells, Heintze & Blanckertz y un largo etcétera.
   Incluso algunas plumillas diseñadas para la escritura, tienen esas mismas cualidades, pues las mejores de ellas permiten obtener esa inmensa variedad de grosores de trazo con una sola herramienta. Así la Gillott 303, la 297 o la maravillosa y buscada Principality.

SULLIVAN - De "OMAR KHAYYAM" - Dibujo realizado con plumilla Gillott 303
  Una buena plumilla para escritura copperplate, como la 303, o la Principality,  es también muy adecuada para el dibujo. No hay que pensar que sólo las más famosas y utilizadas pueden ser usadas. Hay plumillas que aún se pueden encontrar por miles y que pueden sorprender si a ellas se recurre. Desde las plumas "Sargento Mayor", "Veleda", "Tremplin" de Blanzy —y todas las exactas versiones de otros fabricantes—, hasta una infinidad de plumillas de escritura todavía fáciles de encontrar, aunque tengan 80 ó 100 años.
    La plumilla anterior, "El tiempo es oro" modelo 1958 de la serie Cervantinas, réplica de otras como "One dip pen" de Baltimore o "Lonflo" e Geo W. Hughes, de Birmingham, aunque en el mercado de las plumillas es difícil, hoy en día, decir quién fusiló el modelo a quién, es una plumilla con la punta ligeramente redondeada, suave al trazar y con cierta flexibilidad. Las curvaturas que el acero hace por debajo e la plumilla les permite almacenar mucha tinta y un dibujo normal o una carta pueden ser escritas prácticamente enteras cargando la plumilla una sola vez. Así se anunciaban, como sus nombres indican. Las he probado y es cierto.
Plumilla WAVERLEY de MacNiven & Cameron (Birmingham)
    La anterior plumilla es otro modelo de este tipo, con punta redondeada, que no rasca el papel, más fáciles de usar que las anteriores de dibujo y que produce líneas bastante más gruesas. Igual que se utilizan pinceles de distintos grosores, mechones, formas y fibras para conseguir distintos efectos o trabajar zonas de un tamaño mayor o menor, es razonable utilizar en un dibujo distintas plumillas. Aunque las finas plumillas de dibujo puedan dar una línea más gruesa por presión, cuando se busca una línea uniforme, mejor parece hacerlo con una plumilla que siempre las hace así. Forzar continuamente la plumilla para conseguir trazos gruesos lleva a producir acentos irrelevantes en la línea. Mejor usar otra. 
SULLIVAN - Dibujo realizado con plumilla WAVERLEY
   No elijo esa plumilla Waverley al azar, entre los cientos que he probado. La traigo al blog porque en muchos libros sobre dibujo a plumilla del siglo XIX, he leído que era utilizada por muchos dibujantes para complementar la gama de trazos que obtenían con una Gillott litográfica o una Brandauer 518, plumilla finísima de la que ya hemos hablado en otra entrada del blog. Es, sin embargo, una plumilla de escritura; es más, es una plumilla para ser usada por quienes tendrían problemas en usar para escribir una con punta más fina, rascadora, y proclive al roce con el papel, a la aspereza si no se está habituado y, lo que es peor, al borrón. Por eso ha sido una de las más vendidas, utilizadas y copiadas. 
BRANDAUER 518 (Birmingham)
    Salen estos ejemplos de "LINE. A study by Edmund J. Sullivan", obra de 1922 que podemos descargar en ese enlace desde la Universidad de Toronto, donde podemos encontrar y aprender más sobre ello. Antes de hablar de materiales, nos recuerda que el dibujo, no sólo fue anterior a la escritura, sino que, con seguridad, fue la primera de las artes practicada de una forma consciente y deliberada. 
Del libro citado. Dibujo realizado con plumilla WAVERLEY y GILLOTT 303
    Después de repasar distintos medios para el dibujo, comenzando por el carboncillo, pasa a hablar con añoranza por las barras y lápices de grafito de Cumberland, que sólo de oídas conocían ya sus coetáneos. Siempre agrada leer o escuchar el aprecio y el amor de alguien hacia los materiales que usa. El hallazgo de una gruesa de estos lápices de un grafito que se cortaba como el queso, ya rarísimos entonces, en una vieja librería. "Era una delicia usarlos y una alegría poder regalar uno de ellos a alguien capaz de apreciarlos", nos cuenta. Al llegar a las plumillas, habla de la conveniencia de utilizar varias, según las necesidades, incluso en un mismo dibujo, para reunir en una obra las distintas posibilidades gráficas que cada una de ellas ofrece, cosa que ilustra con ejemplos como los mostrados anteriormente.
   La técnica de la plumilla renuncia a muchos recursos de los que otras modalidades de pintura o dibujo disponen. Tenemos líneas, renunciamos a las medias tintas, al color, pero mediante sugerencias y no pocas convenciones debemos obtener sombras y planos en nuestra composición, resaltar aquello que es fundamental en la obra, ejando en un lugar secundario lo accesorio. Pone Sullivan ejemplos de cómo hacerlo:
 Fuerte y débil. Mientras se han resaltado las zonas accesorias, queda lo esencial sólo sugerido.
  Falta de unidad.
Sugerido lo esencial y excesivamente detallado lo accesorio.
  El ambiente y el carácter de los elementos conseguidos
por simple sugerencia

Mayor gama tonal, con más materia, alcanzando una mayor solidez   
   Añado yo, como ejemplo, algunas otras posibilidades, como las que ofrecen las plumillas caligráficas de punta plana, usadas para letras itálica, gótica y similares. El ejemplo anterior muestra qué tipo de líneas se obtienen con ella. Puede considerarse la posibilidad de su uso para algunos elementos del dibujo.
   La plumilla anterior, una Brause, tiene una punta similar al dorso de una cucharilla. Hace gruesos trazos muy suaves que, cuando la tinta se va acabando, o se ha doluído con agua, ofrece unas posibilides dignas de ser tenidas en cuenta. Muestro un dibujo realizado utilizando Gillott Principality, Waverley y esta plumilla Brause. La tinta usada es Montblac Burdeos. Huelga decir que el dibujo es mio, no de Rico ni Lalanne, pero como ejemplo sirve.

15 comentarios:

  1. Muchísimas gracias. Llevo pintando con plumilla desde hace 10 años y es la primera vez que leo algo tan interesante y lo mejor de todo, ¡me anima a seguir pintando! Creo que voy a copiarte y a utilizar la tinta burdeos en mi próximo dibujo.
    Me ha encantado conocerte.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario. Me alegra ver que mi blog te resulta interesante y te estimula a seguir dibujando con plumillas. En cuanto a las tintas... Los distintos colores de tintas aportan variedad y riqueza a los dibujos. Es un encanto probar tintas diferentes.
    A mi también me encanta tratar con personas como tú. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. buscando que plumillas comprar encontre tu pagina,me sirvio de gran ayuda por que no se con que plumillas empezar a dibujar.ahora estaba probando los boligrafos bic de toda la vida pero vi unos dibujos de ts sullivan y quiero probar con plumas seguire visitando tu pagina,gracias por la informacion,te invito a visitar la mia espero te guste, la olla de los infiernos.un saludo

    ResponderEliminar
  4. Estupendo trabajo. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por esta valiosa informacion

    ResponderEliminar
  6. Hola, me ha gustado mucho la entrada, y queria preguntaros cuales son las plumillas más finas que puedo usar para dibujo. Actualmente uso la guillot 290, pero en los últimos tiempos me da muchos problemas, pues no me suelta tinta o no lo hace bien, y me pasa con casi todas las que compro, y esto es un problema que antes no había tenido nunca, así que busco alternativas a esta plumilla para trazado muy fino. Muchas gracias a todos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precissamente la plumilla más fina que conozco, algo verdaderamente miroscópico en su trazo, es la Brandauer 518 que se muestra en esta entrada del blog. Incluso puedes ver un dibujo que hice con una de ellas:
      http://artimannias.blogspot.com.es/2011/10/dibujos-plumilla-albacete.html
      Espero que te sirva de ayuda.
      Saludos cordiales

      Eliminar
    2. Muchas gracias por el consejo!, compraré alguna para probar!,
      Aqui te dejo mi blog con mis dibujos:
      https://dibujosaplumilla.wordpress.com/

      Eliminar
    3. He mirado en mi tienda online habitual y no encuentro esa plumilla, ¿sabrías decirme donde la puedo conseguir?. Gracias!

      Eliminar
    4. Como habrás visto en mi blog, vendo algunas plumillas en ebay.
      En estos momentos no tengo puesta esa plumilla, pero si están interesado la busco y pongo un anuncio.
      En ebay me puedes encontrar:
      http://stores.ebay.es/SPANIBS

      Eliminar
  7. esta muy buena la información esta todo bien detallado
    muchas gracias llevo tiempo buscandola

    ResponderEliminar
  8. me ha encantado este blog!!!!!!!!!!!!!,gracias

    ResponderEliminar