domingo, 10 de abril de 2011

W.W. Collins. Cathedral cities of Spain. Ciudades catedralicias de España I.

    Astorga
    Con las dos entradas que se dedicarán a las acuarelas que contiene esta obra, terminaremos con la serie sobre ciudades catedralicias europeas publicadas en Inglaterra y Nueva York a principios del S. XX. Sacadas a la luz por los mismos editores, tienen igual formato y contenido que las ya comentadas, siendo en este caso los textos del mismo autor que las ilustraciones, William Wiege Collins. 
Ávila. Puerta de San VIcente
 Ávila
 
Barcelona. Las Ramblas
Catedral de Barcelona
Burgos. Catedral
Burgos. Arco de Santa María
Burgos. La Capilla Mayor
   
   Se centra en la historia de las ciudades que visita, y no deja de recoger con respeto y cierto asombro la antigüedad de Cádiz, el paso por la península de fenicios, cartagineses, romanos y, especialmente árabes. Para el autor es Sevilla la cumbre de la belleza, sin dejar de verse deslumbrado por Córdoba y Granada. Sin duda lo que más le conmueve es Andalucía y el Levante, por contraste con su húmedo y brumoso país.

 Cádiz. La catedral
 Cádiz. Plaza del mercado
 Mezquita de Córdoba
Córdoba. Patio de los Naranjos
Córdoba. El puente
 
 Córdoba. Torre del campanario
    No olvida recoger en el texto la presencia de toreros y bailadoras, el eco de las canciones y el sonido de la guitarra que sobrevuelan los tejados de estas ciudades de la Andalucía que sedujo a estos viajeros ingleses, donde encontraban el exotismo oriental que tan cerca de su país estaba y que, sin embargo, les resultaba tan lejano.
 Gerona. La Catedral
Gerona. Mercado
    Tampoco olvida los mercados, el bullicio de la gente en las calles, ni deja de plasmar las ropas tendidas al sol en ventanas y balcones, como ya había hecho en Italia. No deja de pintar la belleza de los paisajes, saliéndose a veces de la ciudad para que sea la torre de la catedral, quien ponga broche a la hermosura del entorno.
   Contrastan las acuarelas de Italia y España con las dedicadas a Inglaterra y Francia, aunque no fueron suyas las de este último país. Vuelve a aparecer un cromatismo brillante, pinturero a veces, deslumbrados sus ojos por el sol reflejado en la arena de las playas, en las casas encaladas del sur o pintadas de todos los colores en Levante. También en estos temas su pintura es más suelta, lejos del detalle de la filigrana de las catedrales.
 Granada. Catedral
 Granada. El Darro
 Granada. La Alhambra
 Granada. Alhambra. Patio de los Leones
Granada. Generalife 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada