sábado, 15 de enero de 2011

Cuevas Chinchilla de Montearagón

     Papel Fabriano. 43 x 34. Pinceles chinos. Acuarelas Rembrandt y
Windsor & Newton.



   Estas cuevas están situadas en una parte de la falda de la montaña que no se ve bien desde la carretera. Tienen origen árabe, construidas por moriscos venidos o deportados de Guadix, en Granada, donde tenían costumbre de hacer cuevas similares.
     Había cerca otro barrio de cuevas, pero parece ser que fueron sepultadas con los escombros cuando fue derruida en los años 70 la cárcel que se levantaba en el interior del castillo desde el S. XVII. Ha tenido esta cárcel ilustres cautivos, como César Borgia, hijo del Papa Alejandro VI, quien había sido el cardenal valenciano Rodrigo Borja, antes de italianizar su apellido.
     El 6 de Julio de 1.808, Chinchilla fue saqueada por las tropas del General Moncey, en su paso hacia Valencia. Durante la retirada de las tropas francesas del general Soult en 1812, el castillo fué tomado, volando a continuación la torre del homenaje para dejar recuerdo de su paso, digo yo. En el año 1.836, Chinchilla fue nuevamente saqueada por las tropas carlistas del General Cabrera y en 1.873, estuvo a punto de ser saqueada otra vez por las tropas del General Contreras del Cantón de Cartagena.
     Tener un castillo, promesa de un buen botín y refugio, era más un peligro que una garantía en muchos de los agitados momentos de nuestra historia (los más). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada