sábado, 15 de enero de 2011

Chinchilla de Montearagón

36 x 50. Pinturas en tubo y pastilla de W&N, Rembrandt y Schmincke. Pinceles: Petit gris de Isabey, hake Lamgnickel 1" y pequeña paletina Loew-Cornell de 3/8. Papel Fabriano.

    De origen prerromano, se lamó Cincilia, voz celta que significaba "ciudad de muros cortos". En griego se llamó "Teichea", son igual significado. Para los romanos fue "Saltigi". Repoblada por los reyes visigodos Suintila y Chintila, parece ser que debe a ellos su nombre actual. Para los árabes, siendo una de las poblaciones más importantes del reino de Murcia, pasó a llamarse Ghenghalet, Yinyalá ó también Sintinyala. El restaurado castillo tiene su origen en esa época.


    Formó parte del marquesado de Villena, incorporándose a la corona de Castilla el 1 de marzo de 1480. Los Reyes católicos juran los fueros y privilegios de la ciudad en agosto de 1488 sobre la Cruz de Roca, aún existente, cuando se alojan en Chinchilla en una parada de su viaje para el asalto final a la Granada nazarí.


    Es una ciudad monumental con calles de trazado árabe, a 13 kilómetros de la capital. Pudo ser ella misma capital de la provincia, como de hecho lo fue por un breve período, pero Albacete, su antigua aldea, situada en el llano, fue ganando importancia económica y política y acabó arrebatándole la capitalidad.


    Perdón por tan extenso discurso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada