martes, 9 de julio de 2019

Acuarelas y dibujos - Junio 2019

    Entre las acuarelas y dibujos del mes de julio hay algunos dedicados a calles y rincones de Albacete. Sobre la técnica utilizada, así como los materiales, poco hay que comentar, pues son los habituales. Últimamente me decanto por papeles satinados, de Arches, Windsor & Newton o Saunders Waterford. Tengo que reponer Garzapapel, que sólo tengo ya en formatos grandes, que no utilizo a menudo. Los pinceles habituales son los de Escoda, de tamaños y fibras diferentes, desde marta y petit gris a sintéticos de las series Perla o Versátil. Los pigmentos, salvo excepciones siguen siendo los de Daniel Smith, especialmente cinco o seis colores que siempre aparecen: lapislázuli, verde de jade, violeta amatista, azul oscuro de sodalita o lunar black. El azul ultramar o el siena tostada desde antiguo suelen ser de Van Gogh, y el cerúleo o el cobalto de Windsor & Newton, algunas veces un cerúleo de Daniel Smith, de los que tengo dos diferentes. Cada vez más empleo el azul índigo, aunque siempre buscando uno que sea puero, pues en casi todas las marcas, incluso las mejores, suele llevar negro en su mezcla. Para hacerlo a base de Indanatrone o Prusia más negro, ya me lo hago yo. Como algunas tierras, el índigo suele ser de Kremer. 

   
Igualmente ocurre con las tintas, que nunca dejo de utilizar, en cuadernos principalmente, con estilográfica y pindel de agua, aunque en casa puedo recurrir al tintero y diluir la tinta más a gusto, como en el dibujo siguiente sobre un concierto de una banda en el templete de un parque, en este caso el de Abelardo Sánchez.
   También este olivo con estilográfica y pincel de agua. Una tinta negra de E.E. Babb, antigua, pero que funciona bien con la pluma. Un ligero tono azulado, con muy buenos grises, suaves y transparentes.
   A continuación unas probaturas con una cosa nueva para mí. Se trata de pasta de papel, un producto que Daniel Smith comercuializa con el nombre de Watercolor ground. Teóricamente su utilidad es dar una capa de papel de acuarela en cualquier superficie, incluso metal o vidrio, para poder pintar con acuarela encima. Lo compré para tres cosas: para correcciones, como blanco cubriente y como elemento que pudiera ayudar a conseguir relieve y textura.
    En estas acuarelas vemos cómo lo he utilizado para lo último, conseguir resaltar las texturas en árboles, suelos, incluso dar relieve a nubes u otros elementos. Empecé tímidamente y me he ido animando, hasta llegar a algo que parece pintado con óleo. Como todos los recursos, algo para utilizar con medida, sólo en determinadas ocasiones, sin abusar. Puede ser muy útil. En estas acuarelas se ve el efecto, incluso en algunas ampliaciones que permiten ver el detalle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario