viernes, 11 de noviembre de 2011

Jenaro Pérez VILLAAMIL - Pintor español - Dibujos y acuarelas -1-


    Jenaro Pérez Villamil y Duguet, nació en Ferrol en 1807. Su padre era profesor de Topografía y Dibujo en el Colegio Militar de Santiago. Sigue la carrera militar de su progenitor, siendo enviado, con dieciséis años, a la guerra contra los "Cien Mil hijos de San Luis", tropas  comandadas por el Duque de Angulema, venidas a España a iniciativa de Fernado VII, de infausto recuerdo. Herido y cautivo, curado en Sevilla y preso en Cádiz, es en la Academia de Bellas Artes de esta última ciudad donde inicia estudios de pintura con gran éxito, siendo discípulo de D. José García. En 1830, ya liberado, marcha contratado para pintar los decorados del gran teatro de Puerto Rico.
Paisaje con rio 1830 Acuarela y gouache 22,5x33
     De vuelta en Sevilla, conoce a David Roberts que, más que influencia, ejerce sobre Villaamil fascinación. Podemos apreciar muchas similitudes entre la pintura de ambos, tanto en la elección de los temas, la forma y perfección de su dibujo como en el sentido de la escena y la monumentalidad que transmiten sus obras. Mucho tiene que agradecer la acuarela española a David Roberts, que creó escuela. También el extraordinario dibujante y acuarelista Pedro López de Castro, de quien ya hablaremos en otra ocasión, tiene muchos puntos en común con Roberts y Villaamil.
San Pablo - Valladolid -Acuarela - Museo del Romanticismo
    Hay algunas obras, como la que se muestra a continuación, que crearían muchas dudas, si no estuvieran documentadas, para atribuir la autoría a Villaamil o a Roberts:
San Juan de los Reyes, Toledo. Óleo -  (Jenaro Pérez Villaamil)
    Se relaciona en Madrid con intelectuales, artistas y políticos liberales, en la tertulia de "El Parnasillo". Forma parte con muchos de ellos de la eclosión del Romanticismo, conociendo a los más destacados escritores, como Espronceda, Zorrilla o Larra, pintores como Esquivel, Madrazo o Ribera y políticos como Bravo Murillo o González Bravo. Incluso entra en los círculos de la nobleza, siendo patrocinado por el marqués de Remisa, que le encarga las ilustraciones de la "España Artística y Monumental". Para ello se instala en Francia, donde se harían las litografías, aunque tal vez hubiera motivos políticos en ese medio exilio. Regresa en posesión de la Legión de Honor francesa. Tiene relación con la Casa Real, lo que le permite entrar en la Academia de Nobles Artes de San Fernando, de la que la Reina le nombraría director en 1845. Viaja por España haciendo dibujos, estudios y acuarelas, a la vez que es profesor de paisaje en la Academia. Se dice que realizó más de 25.000 obras. Muchas de ellas están en paradero desconocido y en colecciones particulares.
Refectorio de la Catedral de Pamplona. Museo Lázaro Galdiano
    Participa en la fundación del Ateneo madrileño y del  Liceo Artístico y Literario Español de Madrid, casa del ambiente intelectual romántico de la época. Está en todos sitios, hace exposiciones, ilustra las "Escenas matritenses" de Mesonero Romanos, en 1837 el barón Taylor le compra cinco cuadros para decorar los palacios del monarca Luis-Felipe de Francia... Como vemos, fue un pintor reconocido, por sus óleos, dibujos y acuarelas, considerado el mejor paisajista español del momento. En 1838 es nombrado caballero de la Orden de Isabel la Católica, en 1844, de la Orden de Carlos III y más tarde de la Orden de Leopoldo de Bélgica. Isabel II adquiere varias de sus obras para el Palacio de Oriente. Estando en la cima de su carrera,  murió a los 47 años. 
Interior del Alcázar de Sevilla. Lápiz negro sobre papel coloreado. ARTEMISIAS GALLERY
    Como David Roberts y Lewis, a quien también conoció en España, dibuja a lápiz, emplea papeles tenuemente coloreados que permitan destacar con blanco las luces, empleando lavados siena para las sombras. Hacen ambos infinidad de dibujos y acuarelas que serán tema de maravillosas litografías, ampliamente difundidas. Los dos son excelentes acuarelistas, aunque también hacen obras al óleo.
 Aunque es tan perfeccionista, tan meticuloso y tan prolijo en detalles como Roberts, nos sorprende con la soltura con que realiza algunas acuarelas. Puede pasar de una precisión entomológica con la plumilla a las sueltas pinceladas de sus aguadas. No aparece esa soltura sólo en bocetos y apuntes, sino en algunas obras como las que se muestran ahora, incluso en otras que proporcionaba a los grabadores como modelo para las litografías, por las que es más conocido que por las acuarelas.
Villaamil - Portada de una catedral - CaixasNovaGalicia
   Es muy ilustrativo de lo que acabamos de exponer hacer un examen detallado de las siguientes imágenes. En la primera de ellas se pueden admirar muchas de las cualidades citadas: un dominio absoluto de la técnica, en su dibujo, en la perspectiva, en la composición. Un sentido de la escena observable en la disposición de los elementos, especialmente las figuras y los grupos de ellas, así como una evidente intención de aumentar la monumentalidad del tema, muchas veces reduciendo el tamaño de los personajes que habitan esos inmensos espacios que muestran. También sirven para evidenciar que la labor de los grabadores que, a partir de sus acuarelas y dibujos, hacían estas fabulosas litografías, era un verdadero trabajo de creación e interpretación, aunque sean bastante fieles al carácter del original.
    Es interesantísimo ver el nivel de terminación con que da por concluída la obra. Sólo desciende al detalle en algunos de los elementos repetidos. Como acuarela resulta más fresco y sugerente. La litografía pertenece a la maravillosa serie de imágenes de "España Artística y Monumental" que se publicó en 1842 y, lamentablemente resulta difícil, al menos para mi, poder hacer esta comparación con muchas otras obras de esta colección. Sería muy esclarecedor para estudiar a Villaamil como acuarelista y dibujante el disponer de algunas más.

 Aquí vemos otro ejemplo de acuarela original y litografía, en este caso, parcialmente coloreada:

   La anterior imagen parece ser un boceto previo sobre el Palacio de los Momos en Zamora para la "España Artística y Monumental". Aunque el nivel de acabado hace que la consideremos como un boceto, el minucioso dibujo de las figuras, prácticamente iguales en postura y posición que en la litografía de la obra citada, puede llevar a pensar que de él saliera la litografía:

    Aquí podemos ver una litografía coloreada, cosa frecuente en este tipo de obras, extensamente reproducidas como láminas para enmarcar. Hay que tener en cuenta que la edición original editada en París, así como los pocos bocetos que hemos encontrado, tienen un tamaño que supera los 40 cm.
Podemos disfrutar de obras de Villamil en la página de la Fundación CaixaNova Galicia
Calle Diest - Lovaina

VILLAAMIL - Monasterio de las Huelgas de Burgos


    Como David Roberts y otros acuarelistas de la época, no le hacían ascos a emplear el blanco cubriente en sus obras, tanto para dar brillos y luces, como para otros efectos de textura y terminado. Al examinar las obras en fotografía, a veces de escasa calidad, aún puede haber dudas sobre el medio empleado. Muchas veces contamos con ese dato en la descripción de la obra. en otras ocasiones, podemos dudar si es óleo o acuarela.
Catedral de Toledo - Acuarela y  Gouache. Fundación  CaixaNovaGalicia
Interior de la Iglesia de Aerschot, 1843 Acuarela con toques e albayalde 36,5x29,20

Fachada gótica - Bélgica
Genaro Pérez Villaamil, Nuestra Señora del Juncal en Irún. Litografía impresa en París en 1842

  
    Como Roberts que, como sabemos, realizó al principio de su carrera escenografías para el teatro, y seguramente por influencia suya, compone Villaamil escenas complejas con abundantes personajes, normalmente tipos populares con vestiduras, ocupaciones y actitudes que reflejen los aspectos más castizos, completando así el encanto romántico de lo antiguo, lo exótico o lejano, si no en el espacio, al menos en el tiempo. En muchas ocasiones, como David Roberts, acostumbrado a alargar verticalmente los temas, reduce el tamaño de las figuras para, de ambas formas aumentar la monumentalidad de la escena.


    Aunque en esta entrada del blog se han mostrado varias litografías y bocetos o acuarelas preparatorias de las litografías de la obra "Estaña Artística y monumental", se dedicará un próximo artículo especialmente a esas obras excepcionales.
    Para documentar este artículo se han tomado datos biográficos, artísticos y obras de infinidad de fuentes. Además de los escritos de Arias Anglés, su biógrafo, habría que citar:

    Como hemos dicho, fue amigo de eminentes personalidades de su época. De su amistad con el vallisoletano D. José Zorrila, nació "La noche del invierno", poema que el escritor le dedicó. No me resisto a recoger algunos fragmentos porque difícilmente puede explicarse mejor el ideario romántico y la temática que muchos de los pintores que hemos admirado practicaban:
 (...)

Tú tienes dentro la mente
Galerías, catedrales,
Y todo el lujo de Oriente
Y un mando para pintar;
Tú tienes en tus pinceles
Derruídos monasterios
Con aéreos botareles
Y afiligranado altar.

Tienes torres con campanas
Y transparentes labores,
Castillos con castellanas
Que aguardan a su señor,
Y bóvedas horadadas,
Y silenciosas capillas
Donde en marmóreas almohadas
Yace el muerto fundador.

Y antiquísimas ciudades
Que, por el tiempo roídas,
Cuentan al tiempo verdades
Que él se desdeña escuchar;
Tienes en el valle fuentes,
Peñascos en la montaña,
Y en los peñascos torrentes
Que se arrastran a la mar.

Tienes en los mares islas
Con ciudades y jardines,
Y en los jardines festines,
Y en los festines placer.....
Prepara lienzo y pinceles
Y deja que el viento brame,
Y la lluvia se derrame,
Y estalle el rayo al caer.

A inspirarnos han venido
La noche con sus tinieblas,
El rayo con su estampido,
La lluvia con su rumor;
Tú pintarás lo que sientas,
Yo escribiré lo que siento
En el empuje violento
Del huracán bramador.
 (...)
Tú pintarás la montaña
Entre la niebla sombría,
Pintarás la lluvia fría
Derramada desde allí;
Los alcázares morunos,
Los pilares bizantinos,
Monumentos peregrinos
Embellecidos por ti.

Pintarás los gabinetes
Cincelados de la Alhambra,
Y el humo de los pebetes
Y las bellas del harén.
Tú pintarás las memorias
Que nos quedan por fortuna,
Yo escribiré las historias
Que vida a tus cuadros den.

 (...)

9 comentarios:

  1. Extraordinarias acuarelas, parece mentira la síntesis que hace Villaamil en ellas, frente al detallismo de sus dibujos para litografías. Mil gracias una vez más, Pepe.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu atención y tus comentarios, José María. A mi me parece igualmente asombroso que esta forma de pintar, envidiable a mi entender, sea cosa de hace 170 años.

    ResponderEliminar
  3. José, muchas gracias por tu esfuerzo al recopilar y mostrar estas maravillas. Te debemos mucho amigo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Ricardo, por el aprecio que muestras a mi trabajo.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante, gracias por traer todas estas obras a tu blog.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por tu atención y tu comentario, Mª José.

    ResponderEliminar
  7. Lo que puedo de este otro lado del Continente, es agradecer el esfuerzo de recopilar y mostrar estas obras.

    Y me quedo asombrada porque yo soy Artista paisajista y disfructé mucho de este Maestro.

    ResponderEliminar
  8. Hola enhorabuena, y he visto que de Sevilla hay dos obras, que aparecen sin texto, una es la Puerta de Carmona,con el desaparecido acueducto de los Caños de Carmona, y la otra es la torre de la iglesia de Omnium Santorum, en la calle Feria.SALUDOS

    ResponderEliminar
  9. No conocia la pintura de Pereze Villamil.He leido su biografía.
    He visto algunas de sus multiples obras y me han gustado sobre todo sus acuarelas,con trazos firmes,seguros,su colorido.
    Voy a ver si puedo pintar algo y conocer mas sobre el pintos.

    ResponderEliminar